Make your own free website on Tripod.com
I
CNT-2.JPG (5829 bytes) JUAN GALLEGO CRESPO 7-1.JPG (33953 bytes)
Originario de Torreperogil (Jaen) 1885
Murió en México (Distrito Federal), en 1974
E-mail: gonzalez_gallego@hotmail.com

Regresar a primera página   

Ediciones González Gallego (virtualcomp) Administrador General:
Lic. Rafael Enrique González Gallego

Vapor Portugués NYASSA

1_nyassa.jpg (123247 bytes) 2_nyassa.jpg (20166 bytes)


Fotografía Nº 1:
(Izquierda) El vapor NYASSA recibiendo republicanos españoles.
Fotografía Nº 2: (Arriba) El vapor NYASSA partiendo rumbo a México.
Fotografía Nº 3: (Abajo izquierda) Detalle de cubierta, Juan Gallego Crespo en la barandilla del NYASSA.

3_nyassa.JPG (38399 bytes)

El Nyassa: barco de la esperanza

Lo importante no es vivir sino navegar.
Rubén Darío

El Nyassa, trasatlántico de 9.000 toneladas, durante la guerra hizo tres viajes a México transportando refugiados.

El primero fue fletado en enero de 1942 desde Marsella por un comité israelita, al no completar el cupo debido a dificultades migratorias que se les presentaron a los judíos, al llegar el Nyassa a Casablanca el 30 de enero, pudo recoger a 136 españoles que estuvieron en posibilidades de pagarse el viaje por sus propios medios, más una ayuda de la JARE de 5.000 francos por persona. Esto fue coordinado por José Alonso Mallol, que representaba a la JARE en Casablanca.

Llegaron a México el 3 de marzo, siendo el viaje más largo de los tres. No se le ha considerado el primer Nyassa, por ser mixto, no colectivo.

El tercer Nyassa fue el último barco que llevó a México refugiados españoles en forma colectiva, llegó a Veracruz en septiembre de 1942.




I

Lazaro Cárdenas "DEFENSOR DIPLOMATICO DEL REGIMEN REPUBLICANO.

Durante la Guerra Civil española de 1936 - 1939, el gobierno mexicano presidido Lazaro Cárdenas (1934 - 1940), defendió al régimen republicano en el terreno de la diplomacia, al tiempo que iniciaba la instrumentación de una política de asilo que primero se aplicó a grupos restringidos y terminó abriéndose a todos los derrotados que quisieran viajar a tan remoto país y que pudieran conseguir un pasaje marítimo. Las gestiones cristalizaron en la primavera de 1939 con la salida del primer barco, el Sinaia, rumbo al puerto de Veracruz. A bordo, quienes buscaban refugio seguro escribieron un diado mientras en México, el secretario de Gobernación se preocupaba y daba cuenta al Presidente, de las medidas que se tomaban para recibirlos debidamente y de las noticias que le iban llegado acerca de quienes, habiéndose acogido a su protección, estaban, ahora sí, por llegar.

Después del
Sinaia, del Ipanema y del Mexique, que trasladaron contingentes numerosos en los tres primeros viajes, diversas embarcaciones más como el Nyassa, el Flandre y el Serpa Pinto entre otros, algunos de ellos en el curso de varias idas y venidas, condujeron a México un número importante de refugiados a lo largo de los tres años siguientes, los de 1941 y 1942 correspondientes a la administración del presidente Manuel Ávila Camacho, sucesor del general Cárdenas a partir del 1 de diciembre de 1940, y por otra parte, también empezó a llegar gente que originalmente había tenido en otros países de Europa, África y América (el número mayor llegó procedente de la República Dominicana) sus primeros lugares de refugio, hasta alcanzar un numero aproximado de 24,000

I
Nyassa.jpg (35766 bytes)

El Nyassa se desmontó en 1951

FIN DEL NYASSA

En 1924, se vendió para la Compañía Nacional de Navegación (CNN), heredera de la Compañía Nacional de Navegación a Vapor, con el nuevo nombre de Nyassa.

En la Segunda Guerra entre 1941 y 1942, realiza dos viajes entre Lisboa y Buenos Aires, a través de Río de Janeiro, tropieza con peligro extremo debido a la presencia de submarinos en Atlántico.

Se hicieron otros diez viajes redondos entre 1940 y 1944 al Este de la costa de Estados Unidos y México.


El último viaje pasó en julio de 1949 con salida de Lisboa y destino a la colonia portuguesa de Macau, en el mes de noviembre el Nyassa se fijó en el puerto de Lisboa y esperó su destino final.

I